Es como queso

Publicado: 20/07/2015 en Relatos Cortos
Etiquetas:

—Es simple, Juan, ¿cuánto tiempo llevamos siendo amigos?
—Más de diez años.
—Exacto, y no te has contagiado de mi aversión a la pizza.
—Lo sé, pero ¿por qué no te gusta?
—¿Por qué te gusta a ti?
—¡Porque es deliciosa! Ahora tú respóndeme.
—No me gusta porque es asquerosa, no tolero el sabor del queso, ya te lo había dicho, Juan. Imagina cómo me sentía cuando era niño y las mamás de mis amiguitos les prohibían jugar conmigo “porque se les podía pegar mi desagrado”.
»Aunque ya soy adulto, las cosas no han cambiado mucho, he perdido amigos por confesarles que no me gusta la pizza, a pesar de que todos ellos me decían que me respetaban siempre y cuando no tratara de hacer que dejaran la pizza. Todas esas falsas promesas venían acompañadas de preguntas tontas: “¿cómo te diste cuenta de que no te gustaba el queso?”, “¿lo has probado?”; incluso algunos insistían en que “no había encontrado la pizza que hiciera que me gustaran”.
—Supongo que esos comentarios te lastimaban.
—¡Claro que me lastimaban, Juan! Al principio me llegué a confundir. Pedí ayuda a un sacerdote porque no quería que nadie más se enterara. Sin embargo no me ayudó en nada, sólo me dijo que Dios había creado la masa para que el ser humano hiciera pizza. Claro que eso no me convenció porque las tortillas se hacen con masa y ahí provienen los tacos, ¡los tacos, Juan! Además, si a Dios no le gustara nuestra existencia ya nos hubiera ahogado, quemado o ve tú a saber qué, ¿no crees?
—¿Y qué me dices de la ciencia?
—Tampoco fue de gran ayuda, sobretodo con esas ridículas investigaciones tituladas: el hombre que no le gusta el queso, ¿nace o se hace?
—Al menos el gobierno ya hizo algo al permitir que las personas como tú coman otra cosa cuando sirven pizza.
—Pues si, aunque aún hay un largo camino por recorrer.
—Y a todo esto, ¿por qué no me lo habías dicho? Soy tu mejor amigo.
—Quizás no lo sería si te lo hubiera dicho antes. Tenía que estar seguro, Juan.
—¡Bah! No es para tanto, es más ¿quieres unos tacos? Yo invito, aunque yo pediré quesadillas, si no te molesta.

Anuncios
comentarios
  1. Inicia de forma sutil para acabar en un modo descarado y transparente. Lo curioso es que, aunque lo tuyo es una analogía, realmente también aplica en los alimentos, por triste que suene: no tienes idea la cantidad de situaciones incomodas que he tenido por rechazar algún alimento porque no me gusta. La gente en México se toma muy a pecho que le rechaces comida…

    Le gusta a 1 persona

  2. "Montaña Rusa" dice:

    A mi tampoco me gusta y como que este relato narra alguna situación incómoda que he pasado. Me gusta como termina. Saludos!!

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s