De cómo aprendí historia, neuro y otros saberes

Publicado: 15/05/2015 en Uncategorized
Etiquetas:

A lo largo de mi formación académica muchos han sido los profesores que me dieron clases, y a pesar de que todos me enseñaron muchas cosas, pocos han sido los que dejaron huella en mi vida.
Tal es el caso de los que voy a mencionar a continuación:

El Maestro Martín: fue mi profesor en 3ro y 4to de primaria, con él aprendí que los actos tienen consecuencias y que debemos hacernos responsables por ellos. Ustedes dirán que eso ya lo sabían, pero yo lo aprendí a los 7 años. También me alentó a jugar fútbol y fue tanta la aprobación que obtuve de él que llegué a ser muy buen portero, tanto que me buscaron visores de Atlas y Chivas pero por desgracia mi papá no pudo pagar las mensualidades y no pude entrar a ningún club. Por cierto, hace poco me topé con él y le dije que era Psicológo, cosa que le dio mucho gusto.

Santiago Gómez, el Chagui: fue mi profesor de Geografía, Inglés e Historia en la secundaria. Estas tres materias fueron mis favoritas desde entonces. La geografía ya me gustaba. Sobre el inglés puedo decir que lo poco o mucho que sé es gracias a él, ya que ha sido el único buen maestro de inglés que he tenido. Y de historia, que no me llamaba la atención, se volvió algo de lo que quise saber más ya que no la volvía nada aburrida, era todo lo contrario. Además extraclase me enseñó las notas de la guitarra y me alentó a la composición de canciones. También aprendí a respetar al medio ambiente y a los animales, pues sus canciones (tocaba en una banda de punk rock, ahora está en dos)  tratan sobre estas temáticas. Cuando habla del tema, se nota que le apasiona.

El profe Octavio: si hay un maestro de Educación Física que no es gordo y sí hace ejercicio, ese es “Maximus Octavio”. Le apasiona el deporte, principalmente el ciclismo. Con él las clases de Educación Física se disfrutaban al doble y es muy buena onda. Aún tengo contacto (aunque sea por face) con él. Algún día quiero ser igual de apasionado que él.

La maestra Carina: ella me dio la materia de Español, su clase era muy amena y lo que más admiraba de ella era su habilidad para la lectura. En una ocasión nos dejó un trabajo final que consistía en un resumen de un libro. Me llevó varios días leer y varios días hacer el resumen, ¡para que lo leyera en menos de 2 minutos! Se divirtió tanto con mi expresión entre admiración y desilusión y me dijo que yo también podía hacerlo. Desde entonces me prestaba libros para leerlos y logré terminar Pequeña ala en un ratito. También, gracias a ella leí El Conde de Montecristo, el que es actualmente mi libro favorito.

Martha Gleason Spindola: impartió la clase de Investigación (no recuerdo el nombre completo) en ja prepa y gracias a que nos puso a trabajar duro en varias investigaciones, pude aprender todo lo que sé sobre metodología. Si, aunque se indignen mis profesores de la universidad, no les aprendí nada nuevo.

José Luis Ruiz Sandoval, “Dr. House”: por fin alguien hizo amenas las neurociencias. Fue mi maestro en la licenciatura y me encantó cómo explica, además de que es una persona muy sencilla a pesar de ser el jefe de neuro en el Hospital Civil viejo.

Juan Gerardo Martínez Borrayo: si hay algo que se me dificultaba eran las neurociencias. A él lo conocí en una conferencia sobre toma de decisiones y al final me acerqué para plantearle algunas dudas. Me invitó un café y estuvimos platicando sobre el tema. Descubrí que es muy sencillo y nada egoísta, le gusta compartir el conocimiento. Después fue mi profesor y por fin aprendí neuro, sobretodo con el grupo de estudio que formamos para cotorrear. Ahora neuro es de mis áreas favoritas.

María Angélica Augusta Chirón Calanda: no me dio clase pero fue mi jefa de servicio social. Ella me enseñó a ser mejor persona y es alguien en quien puedo confiar bastante. Además me ha ayudado impulsándome a realizar muchos proyecto, entre ellos: escribir. Puedo decir que es como una madre para mi.

Luz Elena Ramírez Flores: me enseñó que la generación de conocimiento y la aplicación no están peleadas. Es alguien muy preparada y a quien más admiro en el área de psicología social.

Por último, pero no menos importante. Chuy Montes: prácticamente gracias a él terminé la carrera. Si, me retó a hacerlo y lo logré a pesar de las dificultades. Además es muy dedicado a su labor docente y es amado por muchos y odiado por otros.

Claro que hay muchos otros muy buenos excelentes pero quise dedicar este espacio a los que me enseñaron algo más allá del aula de clases.

A todos muchas gracias, sin ustedes mi formación hubiera sido diferente. Espero que sigan disfrutando su trabajo y que sigan siendo la admiración de sus alumnos. Sé que así es, de eso no me cabe duda.

Anuncios
comentarios
  1. danielagzn dice:

    Así la educación sea un asco, todos hemos tenido maestros buenos. De los que mencionas, a mí me dio clases Chuy Montes. Parecía un buen tipo.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s