Adashyla

Publicado: 11/05/2015 en Poesía, Relatos Cortos
Etiquetas:


La música comenzó a sonar y el recinto se inundó de una nostalgia que impregnó a todos los presentes. La banda tocaba una canción en re menor, ¿hay una nota más triste que esa?

Aquella tarde percibí algo raro en Axel, no parecía el vocalista rompe corazones que era. Mientras le ayudaba a meter los instrumentos a la camioneta le pregunté:
–¿Te pasa algo?, te noto distinto, como si estuvieras triste.
–Si, en la madrugada recibí una llamada de papá, me dijo que mi madre murió anoche en un accidente automovilístico –respondió.
–Lo siento mucho. Aún podemos cancelar el concierto de hoy, sólo es cuestión de hacer unas llamadas y…
–El show debe continuar –me cortó– además, le compuse una canción y quisiera estrenarla hoy.

Esa guitarra melancólica, aunque improvisada, transmitía la emoción de Axel y provocaba que todos sintiéramos la pérdida de Adriana Cecilia, su madre. Era una obra maestra salida directamente del corazón, de esas que ponen la piel de gallina al más insensible. La tituló Adashyla. Según dijo, era una combinación de los nombres de ella.

La melodía nos atravesaba el corazón como si de flechas se tratara, mientras escuchábamos una letra que decía:

¿Cómo poder explicar,
aquello que siento y que es muy normal?

¿Cómo poder reanimar,
momentos vividos que quedaron atrás?

Aunque el tiempo
de mí te alejó,
no te olvido,
estás en mi corazón.

¡Ay, amor!
Me envuelve y me mata el dolor.

¡Ay, amor!
Escucha esta humilde canción.

¿Cómo poder superar,
mirar tu sonrisa detrás del cristal?

¿Cómo poder reanimar,
momentos vividos que quedaron atrás?

Aunque el tiempo
de mí te alejó,
no te olvido,
estás en mi corazón.

¡Ay, amor!
Me envuelve y me mata el dolor.

¡Ay, amor!
Escucha esta humilde canción.

Anuncios
comentarios
  1. Hasta yo he sentido su pérdida.

    Le gusta a 1 persona

  2. herreiere dice:

    Tienes habilidad amigo…

    Le gusta a 1 persona

  3. Debo decir que… me condicionaste al decir que lo escribiste pensando en Marisa. Esa mujer mueve mucho, mucho, de mis fibras sensibles, y es en parte del dolor de perderla que surgieron muchos – no tienes idea cuentos – de los cuentos que me has leído, y muchos más que no. Quizá sólo sé – y digo sé, porque no he sentido algo así, pero lo he visto – de un dolor peor que perder a una madre: perder un hijo.

    Le gusta a 1 persona

  4. […] la canción aquí. Sumado a esta serie de relatos, se encuentran las entradas complementarias: Adashyla, texto emotivo en donde Chuck Strauss se limita a ser el narrador. Sueño de Risperidona, caso que […]

    Me gusta

  5. […] Chuck Strauss | Univ… on Adashyla […]

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s