El vestido rojo

Publicado: 01/05/2015 en Relatos de horror
Etiquetas:, ,


Estás entre mis brazos, te siento y no puedo dejar de lado el pensamiento que me abarca, sé que será difícil desprenderme de él mientras siga existiendo.
Creo que nunca imaginaste esta escena cuando compraste la prenda que llevas puesta, ni siquiera que sería de ese color, mucho menos que yo estaría dando vueltas en mi cabeza, pensando solamente en seis palabras: ¡No me gusta su vestido rojo!
Lo peor de todo es que no puedo decírtelo, estoy seguro que no puedes enojarte, pero eso no es lo que me preocupa, lo que en verdad me agobia es que no me escuches, además de que debo irme cuando deje de abrazarte.
Me iré lejos, pues lo nuestro no puede continuar, es simplemente imposible, no se pueden solucionar las cosas… ahora la pregunta es: ¿por qué demonios discutimos hace un momento?
Sabías que lo mejor para nuestra relación era confiar en el otro, pero no dejabas de hablarme de Charly, todo el tiempo mencionabas su nombre… ¿cómo querías que me sintiera?
Ahora dejo de abrazarte y corro hacia el baño para tomar un trozo de papel higiénico para limpiarme la cara, no puedo dejar de llorar, no me abandona la idea, me envuelve y me mata el dolor.
Me encuentro con una carta sobre la tapa del inodoro, la abro y la leo, es una carta del psiquiatra, en donde viene mi nombre y un diagnóstico :
Trastorno de identidad disociativo.
¿Qué significa?, tomo mi celular e investigo… espero la respuesta y en eso alcanzo a leer unas palabras que comienzan a taladrar mi mente: antes llamado trastorno de personalidad múltiple.
Entonces me doy cuenta, ¡Yo soy Charly! O al menos habitamos en el mismo cuerpo, que desagradable noticia.
De pronto recuerdo la escena de hace unos minutos: llevas puesto tu vestido nuevo, es de color blanco, estamos discutiendo, de pronto me abrazas y me dices que me amas, que no me estas engañando pero que tienes algo que decirme y es importante, esto me hace perder el control, anticipo tus palabras y es entonces cuando tomo el cuchillo, lo clavo en tu yugular, me doy cuenta de lo que acabo de hacer, te tomo entre mis brazos y pienso…
¡No me gusta su vestido rojo!

“El horror tiene dos caminos: puede matarnos o recordarnos que seguimos vivos”
By: Jean Rush

Anuncios
comentarios
  1. […] los relatos que has escrito, ¿de cuál te sientes más orgulloso? Me gusta mucho El vestido rojo, pero en cuestión de algo más elaborado prefiero Habitación cerrada, conexión abierta; este […]

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s