Archivos para mayo, 2015

Con la novedad de que Esther, compañera del círculo de escritores Insectos Comunes, nos ha otorgado a los miembros del mismo grupo, el honor de recibir dos premios en uno. Como cuando un luchador gana dos cinturones en una pelea.
Primero que nada quiero agradecer a Esther, autora del blog Relatos Magar, por esta doble presea que significa mucho para mi, ya que son mi segundo y tercer reconocimientos recibidos.

Los premios son:

LitArCihis

image

Las condiciones para recibir el premio son:

-Agradecer al que te lo concede.
-Poner la imagen en un lugar visible.
-Hacer una entrada parecida a esta.
-Nominar a los blogs que creas merecedores del premio (entre uno y diez), con sus respectivos enlaces.
-Que los blogs nominados sean interesantes para ti y te aporten algo, independientemente de su número de seguidores.
-Avisar a los blogs elegidos.

Liebster

image

-Agradecer y seguir al blog que te ha nominado.
-Responder a las 11 preguntas que te ha hecho.
-Nominar 11 blogs que tengan menos de 200 seguidores.
-Avisarles de que han sido nominados.
-Realizar a los blogs nominados 11 preguntas.

Ahora procederé a contestar las preguntas de Esther:

De los relatos que has escrito, ¿de cuál te sientes más orgulloso?
Me gusta mucho El vestido rojo, pero en cuestión de algo más elaborado prefiero Habitación cerrada, conexión abierta; este último está basado en la obra A puerta cerrada, de Sartre.

De qué libro has pensado: “ojalá se me hubiera ocurrido a mí”.
Maestro Cantor, de Orson Scott Card.

¿Qué escritor es imprescindible leer para aprender a escribir?
Cualquiera que te apasione leer, al menos eso me motiva a escribir.

¿Qué libro te ha gustado pero no te atreves a recomendárselo a nadie?
Un libro que compré en el Zócalo, no puedo mencionarlo porque me arrestarían (no es broma).

¿Qué libro regalarías a tu peor enemigo?
Ninguno, no gastaría en libros para alguien que fuera mi enemigo porque corro el riesgo de que le guste.

¿Qué libro piensas que está sobrevalorado?
Cincuenta sombras de Grey, sin duda. Si le quitas el sexo a la saga, la historia de los tres libros no superan mi entrada más larga.

¿Qué escritor piensas que está infravalorado?
No infravalorado, pero si falta que lo lean más, hablo de Orson Scott Card.

¿Qué libro clásico recomiendas?
El Conde de Montecristo, mi libro favorito, el cual está lleno de enseñanzas para la vida.

¿Qué libro escrito en los últimos cinco años recomiendas?
La guerra de los cielos, una saga de Fernando Trujillo Sáenz.

¿Cuál es tu mayor prejuicio literario?
Pensar que los best seller de hoy en día son copias de otros best seller, aunque no precisamente eso quiere decir que sean malos, de hecho hay muchos muy buenos.

¿Cuántos libros te compras al cabo del año?
No muchos, antes compraba tantos que ya no caben en mi librero y me faltan muchísimos de leer, por eso hoy prefiero descargarlos de internet, leerlos y si me gustan los compro cuando tengo dinero.

Por último, quiero mencionar que mis nominados ya fueron galardonados con los premios, por lo que en este caso sólo otorgaré el premio Liebster a… (redoble de tambores):

El desastre de Sofi

Sobre las preguntas que tengo que hacer, me gustaría que fueran las mismas que yo respondí pero creo que ya las respondió Sofi en una entrada por el premio LitArCihis, así que disfruta tu tercer premio (creo que llevamos los mismos).

Además quiero recomendar los blogs de mis compañeros Insectos Comunes, en una mención honorífica, por ser creadores de textos muy creativos y de gran calidad, ya que si los nomino será una premiadera interminable:

Angelos’s Universe
Cerdo Venusiano
LaRataGris
Relatos Magar
Letras que se mueven
Toni (Autotomía)
Benjamín Recacha

Estamos en campañas electorales y la ciudad está inundada con propaganda de los candidatos, pero más que propuestas nos llenan con guerra sucia en contra de los contendientes a vencer, porque claro ¿quién invertiría tiempo y dinero en desprestigiar a los menos favorecidos por el voto?
Varios escritores se han dado a la tarea de dedicar entradas a este fenómeno y Jean Rush no iba a ser la excepción. En esta ocasión se trata de fragmentos de la novela en la que estoy trabajando, donde el personaje principal es Tito, un niño de diez años que lo cuestiona todo.
Se trata de una clasificación, como lo dice el nombre de la entrada, sobre políticos y otros animales.

Comencemos con los grillos, que son esa clase de políticos que hacen ruido para que te percates de su presencia e incluso tratan de convencerte para que apoyes a su partido, de ahí el término grillar. También es el nombre de unos animalitos que podemos escuchar principalmente en la noche, sólo que estos últimos no piden tu voto, sólo “cantan”.

Unos muy parecidos a los grillos que “cantan”, son los chapulines, que para avanzar lo hacen dando saltos, así como sus homónimos de la política que brincan de partido en partido para avanzar en su carrera. Los primeros tratarán de escapar de ti, si te les acercas; los segundos, intentarán ganarse simpatizantes que comparten otras ideologías.

Continuamos con las ratas, esa clase que gusta de robar recursos públicos y negarlo, aunque en ocasiones tienen el cinismo suficiente para admitir sus hurtos. No deben confundirse con los roedores del mismo nombre que viven en las alcantarillas, ya que suelen vivir en las zonas más favorecidas, a diferencia de las que caminan en cuatro patas. Cabe mencionar que el sueño de estos funcionarios es llegar a ser como Mickey Mouse.

Toca el turno de los cerdos, aquellos que cometen un sinfín de cochinadas sin importarles nada, total, ya están embarrados de mierda. Suelen ser representados en las caricaturas de los periódicos con cabezas de animales que gustan de revolcarse en el lodo, pero son especies muy diferentes.

Cabe mencionar que todos estos tipos de políticos son como perros, ya que se la viven detrás del hueso y lamiendo partes impúdicas a sus superiores para quedar bien con ellos. Al contrario que los de cuatro patas, estos no son los mejores amigos del hombre.

Por último, es necesario aclarar que pueden existir cruzas entre especies y las crías suelen ser más peligrosas, además fueron los primeros en contar con protección del gobierno al otorgarles el fuero. En cambio, para sus tocayos, apenas se están aprobando leyes de protección animal, las cuales por cierto incluyen la prohibición de animales en los circos.

Sin embargo, queda reflexionar con la pregunta que hace Tito en mi novela:
—Si quieren circos sin animales, ¿por qué siguen permitiendo políticos en el circo de la democracia?


¿Su nombre? Aquí es irrelevante, lo que verdaderamente importa es que en la parte trasera de su jersey portaba un número 10 y era el ídolo del equipo. En cada partido, los aficionados coreaban su nombre, su apellido o su apodo, pero siempre hacían referencia a él, ya que era el goleador, no de la liga pero si del conjunto.
La gente decía que, como ellos, el delantero sentía amor a la camiseta y era verdad, respetaba a la institución y disfrutaba su trabajo, ¿pues a quién no le gusta ser el protagonista del encuentro?, además le pagaban por ello.
Pasó una temporada, pasaron dos y ocurrió lo que tarde o temprano tendría que pasar: fue transferido (vendido) a otro club. Otra ciudad, otro equipo, otro jersey, otro sueldo, otros seguidores y estaba bien, así es el fútbol: un día defiendes unos colores y otro día otros.
Llegó el día en que tuvo que enfrentarse a sus anteriores compañeros y logró anotar los goles suficientes para ganar el partido, pero ahora la gente que lo apoyaba, meses atrás, lo abucheaba, lo insultaba y hasta le arrojaba objetos cuando celebraba sus tantos. Ellos no podían irse con él porque está mal visto, no vaya a ser que les digan villamelones o que no tienen aguante; eso es inaceptable.
Así es esto del fútbol: los jugadores pueden cambiar de camiseta, pero los aficionados no.